Header Banner

CRISTAL Y LA BURBUJA DEL TORNEO LOCAL

Aplicar la fórmula de la triple G, ganar, golear, gustar en un torneo donde el nivel es muy pobre para Sporting Cristal es pan de todos los años, tan solo con ser el más regular y tener elementos de un nivel mediano para el medio es más que suficiente. Sin restar méritos a los actores de los títulos celestes, pero esa es la realidad que muchos hinchas no quieren ver ni mucho menos aceptar. 

La ilusión de salir campeón cada año vive en el corazón de cada uno de los celestes pero la triste realidad ante esa “burbuja” se desvanece cuando toca afrontar partidos internacionales tales como Copa Libertadores o Copa Sudamericana, en ambas competencias los rimenses no dan pie en bola, se nublan, no atinan, prácticamente desaparecen.

Dirigentes sin ojo clínico

Si bien es cierto todo equipo que va a competir internacionalmente necesita una inyección económica tan es muy cierto que hay que tener ojo clínico para saber escoger, elegir, buscar a los elementos que van aportar su cuota de experiencia y por ende dar la jerarquía del caso al equipo para hacer y cumplir un buen papel en torneos internacionales.

Precisamente los dirigentes incumplen las dos condiciones mínimas para dar el salto internacional. Primero, no producir una buena estrategia visionaria para generar ingresos para contratar futbolistas que refuercen el equipo de la mejor manera, tan solo traen a jugadores de media caña para abajo, y claro como dice una frase conocida, “lo barato sale caro”.

El segundo requisito fundamental y que tampoco hacen bien los dirigentes es saber escoger a quienes puedan aportar en los puestos específicos para armar un once medianamente competitivo sin gastar o invertir mucho. Entonces llegamos a la conclusión que o desconocen del tema o simplemente poco o nada les importan el ámbito internacional, es por ello los papelones de los celestes en los últimos 17 años en la Libertadores.

Ese mal ojo clínico parece que se ha convertido en una especie de virus que afecta a dirigentes y técnicos del fútbol peruano ya que lo mismo les sucede a casi todos los mencionados, ósea van y regresan sin pena ni gloria. Pero tienen la suerte de tener el gran consuelo del torneo local que maquilla los fracasos de todos los años. De esa forma poco o nada se puede esperar, para colmo de males los hinchas se están acostumbrando a ser parte de los mediocres resultados

Leave a Reply